domingo, 8 de noviembre de 2009

Polis sumisos en Instinto básico

Instinto básico (Paul Verhoeven, 1992) es un thriller mítico de los 90 y está igualmente considerada como una de las mejores películas eróticas. Supuso el salto a la fama de Sharon Stone de manera merecidísima, puesto que su personaje de Catherine Tramell es un icono de los 90 y un vigoroso papel de mujer fatal.

Aunque las escenas de sexo tienen toques D/s -ese pañuelo Hermès tan puñetero-, en mi opinión, la mejor de todas, aquella donde Catherine Tramell florece como auténtica Dómina, es la famosísima del interrogatorio. Cinco polis intrépidos intentan acosar a preguntas a la mujer. Una escena perfecta: la luz azulada, la mujer enfrente serena como su vestido blanco, los cinco policías inquietos, acusadores sumisos.

El rol de Dómina que juega Caherine se presenta desde el principio: cuando saca un cigarrillo y ante la reconvención de los polis, ella dice ¿Y qué van a hacer, detenerme?. Dicho rol lo va desplegando a lo largo de toda la escena, pasando de interrogada a interrogadora. El cruce de piernas y los sudores de los policías revelan la incapacidad de los pobres diablos a sustraerse de sus instintos. Sencillamente glorioso.

2 comentarios:

Spanking Latino dijo...

Una película muy controvertida!. Excelente artículo. Saludos

seibra dijo...

Gracias por su visita.

Creo que la versión estrenada en Europa tiene menos cortes de censura que la estadounidense. Curiosamente la película tuvo muchas críticas de las asociaciones de lesbianas, dado que da una imagen agresiva de las mismas. El personaje de Roxy (Leilani Sarelle ) era extremadamente celoso y antipático.

Saludos.