lunes, 29 de junio de 2009

Sumiso a la carta en Belle de Jour

En su labor como prostituta, Belle de Jour (Catherine Deneuve) se encuentra en la siguiente escena con un trabajo para el que no está preparada. Madame Anäis (Geneviève Page) la llama para que atienda a uno de sus clientes asiduos.

El cliente (Claude Cerval) es todo un sumiso a la carta y la inexperta Belle de Jour es incapaz de satisfacerle. La escena tiene un delicioso sentido del humor. Madame Anäis recomienda a Belle de Jour que observe tras la habitación contigua y aprenda de Charlotte (Françoise Fabian), mucho más experta en sus labores de Dominatrix.

En la escena, asimismo, vemos cómo el cliente-sumiso lleva las riendas del juego e incluso dicta cómo debe ser la sesión. Y es que el cliente debe llevar siempre la razón.

4 comentarios:

Spirit dijo...

Saludos a todos;

Pues está BELLE DE JOUR en mi lista de pelis pendientes, error imperdonable sólo redimido por que soy joven y mi vida espero que sea larga.

Conozco la película y su conexión con el sado maso o bdsm o como se quiera llamar, que la verdad pensaba que era más bien tangendencial (se escribe así?), ya que siempre se habla de ella como un análisis de la sociedad burguesa que Buñuel hace a través de los ojos de una mujer casada insatisfecha que yuxtaposiciona bla bla bla.

Eso sí; la escena, a pesar de tener ese fino humor casi surrealista buñueliano, yo te diría que no difiere en gran cosa de algún encuentro que he tenido con profesionales.

De todas formas, la Señora Caterine Denueve está como un tren de mercancías, antes, ahora y siempre. Eso es una mujer y no los chochitos desnatados (Arturo Pérez Reverte dixit) de hoy en día.

Un abrazo.

seibra dijo...

Saludos Spirit,

Sabes lo que pasa? que como te comenté en tu blog, no creo que exista la GRAN PELICULA BDSM, que nos relate exclusivamente una historia de Dominación, sumisión y toda la pesca y que además sea una obra de arte (no vale por tanto la sempiterna Historia de O.-

Pero Buñuel si que era grande y además un cachondo -y se pirraba por las rubias frágiles, como Alfred Hitchcock-. Por eso me parece tan buena Belle de Jour, porque en una historia de burguesa reprimida, él introduce con arte y salero el tema BDSM, con ese toque surrealista que tan bien se le daba.

Coincido contigo en la apreciación sobre la dama, que aunque ahora el botox la ha dejado con carita de besugo, en sus tiempos fue una señora de la mayor elegancia.

Un abrazo y gracias por tu visita.

Morgana Vatori dijo...

Son muchos los sitios donde me he encontrado un agujero por el que mirar; Sade recurre a ello a menudo en el mundo de la prostitución. Sería estupendo que todos tuviesemos un agujerito por el que mirar cuando quisiesemos aprender algo de forma rápida y eficaz.

Un beso guapa.

seibra dijo...

Creo que Luis Buñuel era un gran mirón, así que la escena seguro que tiene mucha base detrás.

Los mirones, o al menos yo, que soy una empecinada mirona, encontramos agujeros para mirar en todas partes... es irremediable.

Gracias por tu visita. Un gran beso.