lunes, 22 de marzo de 2010

Mis Dominantes favoritos: Sam Spade en El halcon maltés

El gran John Huston llevó al cine la novela de Dashiel Hammett El halcón maltés en 1941, con el mejor Sam Spade de todos los tiempos, claro: Humphrey Bogart. La intriga sobre una estatuilla de halcón desaparecida, de oro macizo y valor incalculable, es el pretexto para actuaciones soberbias y diálogos inolvidables.

Atención: el párrafo siguiente y la escena contienen spoilers!!!!!!

Sam Spade en la piel de Bogart es el perfecto antihéroe, de cigarrillo, gabardina y ojos turbios. Pero también posee la cualidad de controlar sus emociones. Es capaz de perder al amor de su vida por los principios del bien y la lealtad. La escena final es pura poesía del Dominante: la pobre Mrs O´Shaugnessy (Mary Astor) no puede reaccionar. Spade lleva las riendas, su honestidad se antepone al deseo y no mueve ni un músculo ante el adios desvalido de la dama.

3 comentarios:

perla{FN_JF} dijo...

seibra, tengo un regalito para tí en mi blog, es para tu blog roxanne no te comparte, pero no me deja publicar el comentario.

Cuando puedas, pásate a recogerlo... :)

Spirit dijo...

¿Quién no ha querido ser como Bogart al menos una vez en la vida?

Con tu permiso, leí una anécdota que refleja muy bien su carácter; lo maquillaron para una entrevista en televisión o algo así y le dijo a la maquilladora: "Señorita, he tardado 40 años en tener estas arrugas, haga el favor de no quitármelas"

Un abrazo

seibra dijo...

O caer en sus brazos... que eso tambien, al menos por mi parte.

De Bogart también se saba que el rictus de su cara, que le daba ese aire inexpresivo y duro, se debía a un accidente durante la I Guerra Mundial.

Gracias por tu visita, Spirit, Un abrazo.