miércoles, 22 de julio de 2009

Una escena de 2 días en el valle

2 días en el valle (John Herzfeld, 1996) es una película que no tuvo el éxito esperado y sin embargo es muy, muy entretenida. Historia de cine negro, con varias tramas cruzadas, toques de humor y un reparto bastante solvente, la película supuso además el debut de Charlize Theron.

La escena es una de las pocas donde ella aparece, pero como verán, es memorable. Lee (James Spader) es un asesino a sueldo, de esos fríos y despiadados, y Helga (Charlize Theron), su amante. Tienen entre los dos el rollito típico de desconfianza, y entre tontería y tontería, acaban en lo que realmente importa. Traigo la escena porque, sin ser específicamente D/s, el bueno de James Spader actua como macho sibilino y Dominante y ella, muy sabiamente, se deja hacer.

4 comentarios:

Morgana Vatori dijo...

¿¿Le ha roto el conjunto??

Lo mato.

Eso sí, después de acabar... cualquiera se resiste.

seibra dijo...

Bueno, es que es James MORBOSO Spader y lo demás -léase ropa interior- sobra. A mi me sobraría.

Morgana Vatori dijo...

Jajajaja. Te sobraría, sí, pero si yo me compro un modelito así, me lo pongo para seducir y me lo arrancan de ese modo, pueden pasar dos cosas:

A) Que eso anime mi excitación.
B) Que me cague en su madre.

Todo ello dependiendo del precio, de lo bonito que sea y del cariño especial que le haya cogido a la prenda.

seibra dijo...

La ropa interior es lo que tiene, plantea terribles dilemas. Anda que no he pasado yo ratos tontos delante del cajón de las bragas, pensando en cual ponerme. Por tu mente pasa la vida entera, es un momento de concentración abismal, vaya que si...

Hay una escena de Bridget Jones (estúpida película, todo hay que decirlo) donde el dilema se plantea a la perfección: tanga hipersexy o bragas de cuello alto.

Besos.