lunes, 22 de noviembre de 2010

Azotes en La reina Kelly

La reina Kelly (1929) fue la última gran película de Erich von Stroheim, una superproducción que contó con la estrella más rutilante del cine de la época: Miss Gloria Swanson. Un dramón mayúsculo que es un clásico del cine mudo: Patricia Kelly es una jovencita seducida por un príncipe enamoradizo que parece haber olvidado que está prometido a la reina Regina V.


La escena es perversa (y gran parte de la película también): la reina Regina (Seena Owen) echa a Patricia Kelly (Gloria Swanson) del palacio, tras haberla descubierto en la cama con su prometido (Walter Byron). Impresionantes los azotes que propina. Pero lo más perverso de todo son las sonrisas de los guardias, ante la escena, que se relamen de gusto.

2 comentarios:

minerva dijo...

Sé que no te gustan mucho los premios pero te he dejado uno en mi blog.

Un besote.

seibra dijo...

Muchas muchas gracias, minerva. Un besote muy fuerte.