viernes, 24 de septiembre de 2010

El Dominante (chungo) muestra su verdadera cara en El cabo del miedo

Si en la escena anterior, Max Cady ya ponía el pelo de punta con sus dedos escabrosos, en la siguiente muestra por fin su verdadera cara de bicho malo, sobre la incauta Lori (Ileanna Douglas).

Da rabia que el tipejo sádico utilice siempre, en las películas, juegos BDSM. Aquí emplea, dicho sea de paso con escasa imaginación, unas esposas. Lori se las promete felices, pero el final es espeluznante. Yo, en serio, no puedo verlo.

4 comentarios:

Maiko 舞妓 dijo...

joer seibra, que yo no decía esa escena, a mi me provocó repulsa y asco.
Joooo me refería cuando está en la cárcel y hace barra, diossss se me han puesto los pelos de punta, a ese tenía yo que pillarlo por banda, se quedaba sin huevos de un hachazo.
Lo siento pero la niña del exorcista salió, y cuando bajo los escalones, a cuatro patas, cabeza vuelta, y ojos blanos, no me paro.....
ejem ejem ejem

minerva dijo...

Una salvajada al mas puro estilo de un maltratador, no de un Dominante. Es muy impactante.

Un beso.

seibra dijo...

Si Maiko, me di cuenta después, cuando ya tenía puesta la respuesta a tu comentario.

Y si, escenas así nos sacan a la niña del exorcista, a mi también me pasa.

Un besote muy grande.

seibra dijo...

La escena es cruel y repugnante, minerva, y si la puse es por lo que comenté antes: la tendencia en muchas películas a usar el utillaje de la escena BDSM cuando el psicópata de turno entra en acción.

Un beso.