viernes, 30 de noviembre de 2012

Pies y exhibicionismo en Huevos de oro

Huevos de oro (Bigas Luna, 1993) es el himno a lo hortero de un director capaz de sublimar la caspa española. Una historia con potencial que llega a cansar: todo es demasiado grotesco, demasiado desmesurado y llega un momento en que no sabes si detestas más al personaje de Benito por miserable o al propio Javier Bardem por histriónico.

El sexo y la comida, que suele ser la combinación erótica propuesta en las pelis de Bigas Luna, son los protagonistas de la siguiente escena. Maribel Verdú se marca un baile y juega con la comida en un chiringuito de playa. Como ya digo, cutre y sublime al mismo tiempo. 



2 comentarios:

Jorge Ampuero dijo...

Se percibe interesante, espero ver la peli por aquí. Nos leemos.

Saludos ;-)

Mar dijo...

Es una peli que tiene sus años ya.

Saludos!!!